Acerca de David Jiménez

Este autor no presenta ningún detalle.
Hasta ahora David Jiménez ha creado 116 entradas de blog.
14 02, 2017

Memoria del saqueo

Por | 14-02-2017|España|Sin comentarios

Espero que no se moleste Pino Solanas si tomo prestado el título de su documental sobre cómo una mafiocracia formada por políticos, empresarios, jueces y militares saquearon, robaron y traicionaron hasta la ruina a la Argentina. La memoria de un país es directamente proporcional a su capacidad de evitar que le vuelvan a tomar el pelo. Como el nuestro tampoco tiene ninguna, pueden estar seguros de que todo volverá a pasar. Que nos volveremos a llevar las manos a la cabeza. Que nos preguntaremos otra vez cómo fue posible el engaño.  […]

11 01, 2017

Una predicción sobre Trump

Por | 11-01-2017|Sin categoría|Sin comentarios

Aposté a que el Reino Unido no votaría a favor del Brexit y perdí. Doblé a que Rajoy no gobernaría y también perdí. Estaba en Colombia cuando se produjo el referéndum por la paz. Por supuesto que saldrá el Sí, vaticiné. Salió No. ¿Trump? Imposible, es demasiado ignorante para gobernar la primera potencia del mundo. Y lo es, sólo que ya no hay nadie demasiado ignorante para hacer nada.  […]

3 01, 2017

Narices tapadas

Por | 03-01-2017|España|Sin comentarios

La frase que más escuché en vísperas de las dos últimas elecciones fue “voy a votar con la nariz tapada”. La repetían sobre todo seguidores del Partido Popular decepcionados con la corrupción y con un presidente que no sólo no la combate, sino que la premia. En los países con algo de conciencia crítica, aquellos que se respetan a sí mismos, uno se tapa la nariz al entrar los baños de gasolineras de carretera. Aquí lo hacemos antes de entrar en el colegio electoral.     […]

20 12, 2016

No pueden ganar

Por | 20-12-2016|Guerras|1 comentario

Durante algún tiempo recorrí escuelas coránicas de Afganistán, Pakistán o Indonesia, movido por mi incapacidad para entender el terrorismo islámico. Había cubierto para El Mundo atentados en los tres países y entrevistado a sus víctimas. Quería saber qué llevaba a alguien a ponerse un cinturón de explosivos, entrar en una discoteca y masacrar a personas de las que no conocía nada y que nada le habían hecho. Encontré una respuesta en Al Mukmin, un centro javanés donde padres sin recursos dejaban a sus hijos para que recibieran una formación islámica. Todo se podía explicar en una palabra: miedo. Más allá del Corán o la virtud, lo que se trataba de inculcar a los alumnos era miedo. Miedo a Occidente, que según los maestros quería destruir su comunidad. Miedo a los estadounidenses, que buscaban ultrajar a sus madres y hermanas. Miedo a todos los que no fueran musulmanes, que conspiraban para aplastar su religión. Poco a poco, aquellos chicos -no había, por supuesto, niñas- aprendían a deshumanizar al enemigo imaginario. Y así hasta que, convertido en algo real, su eliminación dejaba de ser un crimen para considerarse un acto heroico. El niño había sido transformado en terrorista. […]

15 12, 2016

Morir por un selfie

Por | 15-12-2016|Literatura|Sin comentarios

Se nos va el otoño entre noticias de que el mundo será gobernado por un showman desde su cuenta de Twitter, vivimos un repunte en el número de fallecidos haciéndose selfies —127 en los dos últimos años— y todo ha cambiado al fin en España, para seguir igual. No parece una mejora con respecto al verano, cuando la actualidad nos abrumaba con el avance de los populimos en países que creíamos educados, atropellados buscando Pokémon y jóvenes practicando blanqueamientos anales, una moda que llegó con demostración televisada incluida. A veces cuesta no pensar que todo se va a la mierda. Tantas noticias desoladoramente absurdas te deja con la duda de si nos estamos volviendo más idiotas o ya lo éramos, sólo que ahora compartimos nuestras idioteces más, propagando la sensación de que vamos a peor. Uno cree que realmente está sucediendo y que Somerset Maugham tenía razón cuando decía que nuestra condición normal es el estado inferior de la civilización y que sólo somos capaces de elevarnos por encima del polvo durante cierto tiempo. […]